DSC_1098

Mi vinculación con la Universidad de Oviedo comenzó como estudiante, hace ya más de cuarenta años. Esta extensa trayectoria en nuestra institución me ha proporcionado una amplia experiencia en docencia, investigación y gestión universitaria y me ha permitido acumular un buen número de ideas que, a mi juicio, podrían mejorar el funcionamiento, el prestigio y la relevancia de nuestra universidad. Por esta razón decidí, hace ya un tiempo, presentar ante la comunidad universitaria mi candidatura al rectorado, ofreciendo trabajo en equipo, cercanía y eficiencia para llevar adelante un proyecto con vocación de futuro, que nos impulse a alcanzar nuevos retos para nuestra institución y, consecuentemente, para la sociedad. El equipo que coordino se presenta a las elecciones con la intención de aportar el necesario impulso a una universidad que necesita renovar objetivos e ilusiones para conseguir que nuestra institución alcance una mejor posición en el contexto nacional e internacional y recupere el liderazgo social y el protagonismo que le corresponde como motor de progreso en el Principado de Asturias.

Para lograr estos objetivos, el primero de los ámbitos en el que debemos trabajar es en la transparencia. Debemos presentar nuestras cuentas ante la sociedad con el máximo rigor presupuestario, pero además, tenemos que hacer un esfuerzo para demostrar que la Universidad de Oviedo utiliza sus recursos de forma adecuada, haciendo ver a la sociedad que somos un activo clave, útil y extraordinariamente rentable. Por ello, es necesario y urgente establecer una mesa y un calendario de reuniones con el Gobierno de nuestra Comunidad para definir las líneas de cooperación estratégica Universidad de Oviedo-Principado de Asturias.

Otro de los objetivos prioritarios será dar un impulso a la calidad de nuestra docencia, a nuestra investigación y a la transferencia tecnológica. Las nuevas tecnologías y los medios audiovisuales deben de ser un elemento básico de trabajo en una sociedad globalizada y debemos trabajar por dotar a nuestras aulas y laboratorios del nivel que corresponde a una institución moderna. Conseguir la mejor formación de las personas debe ser una prioridad estratégica y para ello nuestros docentes deben contar con los elementos necesarios para llevar a cabo de forma adecuada su actividad, tanto en lo referido a recursos materiales como en programas de formación y actualización docente.

En el plano investigador y de transferencia, la dotación de unos recursos básicos garantizados será clave para la dinamizaciónde la actividad de nuestros investigadores y grupos de investigación. Estos contarán con la ayuda y el impulso de gestores de apoyo que faciliten la gestión de sus proyectos y contratos de investigación y que dinamicen, al mismo tiempo, el proceso de consecución de recursos financieros.

Paralelamente, debemos modernizar nuestros procedimientos de gestión, ya que en muchas ocasiones son el cuello de botella que nos impiden ser efectivos. Para conseguirlo, implantaremos la administración electrónica y descentralizaremos la gestión cuando sea posible, aprovechando la experiencia y la dedicación probada de nuestro personal de administración y servicios. Desarrollaremos nuevas herramientas informáticas de forma planificada y estratégica y trabajaremos en definir nuevos procesos de gestión que sean claros para estudiantes, profesorado y personal de administración y servicios.

El compromiso de los universitarios con nuestra institución debe ser un vínculo permanente que se adquiere cuando se accede a la universidad y que debería mantenerse a través de mecanismos de fidelización que debemos fomentar activamente. Para conseguir una convivencia más intensa en los campus, nuestros estudiantes deben contar con una atención y unos servicios adecuados para que la vida en los espacios universitarios resulte atractiva. Deseamos conseguir que nuestros egresados se sientan orgullosos de pertenecer a la Universidad de Oviedo, para siempre.

Para lograr todos estos objetivos, he dedicado los últimos años a conocer un poco mejor nuestra universidad recorriendo cada campus, cada centro, cada departamento y cada servicio. He intentado hablar con todos vosotros para que me contaseis en persona vuestras inquietudes, problemas y preocupaciones. En todo este tiempo me habéis hecho aportaciones, ofrecido soluciones y propuesto actuaciones que mejorarían vuestra actividad diaria. Con todas estas propuestas habéis ido configurando poco a poco nuestro programa de gobierno para los próximos cuatro años y a mi únicamente me queda concedáis vuestra confianza para poder llevarlo a cabo. Por ello, quiero daros sinceramente las gracias, porque sin vosotros nada de lo que aquí os presento sería posible.

Entre todas las medidas concretas que se recogen en este documento, hay algunas que son prioritarias y que nos proponemos adoptar de forma inmediata: eliminar las trabas burocráticas y reglamentarias que limitan el buen funcionamiento de nuestra institución, negociar un nuevo Régimen de Permanencia para nuestros estudiantes, organizar de forma racional los trabajos de fin de grado y máster, mejorar las prácticas externas, negociar una nueva Relación de Puestos de Trabajo y resolver todos los problemas relacionados con la precariedad y dedicación abusiva del profesorado. Si otorgáis vuestra confianza al proyecto que presentamos, me comprometo a visitar de nuevo, como Rector, todos los centros, departamentos y servicios de nuestra universidad, así como los órganos de representación de los diferentes colectivos universitarios, y seguir haciéndolo durante el mandato, para llevar a cabo con diálogo y consenso las medidas que detallamos a continuación.

Conoce el programa