El documento de CRUE sobre la universidad 2030 establece que la futura financiación debe definir reglas de evolución de los recursos que, promoviendo los fines y analizando los resultados, tomen en consideración aquellas rigideces de costes que operan en las universidades. La situación actual de las universidades públicas es consecuencia de decisiones anteriores, internas y externas a la institución e incluso de raíz histórica y que la regulación ha convertido en costes estructurales.

La universidad de Oviedo elaboró su plan estratégico  para el periodo 2018-2022 que fuñe aprobado por le Consejo de Gobierno y por el Consejo Social.  Este plan está alineado con el Plan de Financiación suscrito con el Gobierno del Princioado de Asturias para el mismo periodo y que se esta ejecutando, y cumpliendo sus objetivos,  a pesar de las dificultades financieras por las que estan pasando las univeridades y de las que nuestra universidad no es una excepción.

La gestión económico-financiera constituye un auténtico eje transversal de cualquier organización. Al ser nuestra universidad una organización ampliamente descentralizada en su gestión, la tramitación interna de cualquier aspecto presupuestario repercute en las actividades docentes o investigadoras. Por otra parte, las dotaciones para hacer frente a nuestras misiones deben ser suficientes para acometerlas con ciertas garantías. Lo afirma el artículo 79.1 de la Ley Organiza de Universidades cuando se garantiza “que las universidades dispongan de los recursos necesarios para un funcionamiento básico de calidad”. Nuestra misión como gestores universitarios es trabajar colaborativamente con la administración autonómica para reivindicar y lograr su cumplimiento.

Respecto a nuestros procedimientos internos, hemos asistido durante los últimos años a un verdadero cambio de paradigma, con mayor protagonismo de los procesos de tramitación electrónica. Con ello intentamos simplificar su tarea al Personal Docente e Investigador, así como al Personal de Administración y Servicios responsables de los centros de gasto. Una transformación digital que exige una planificación y una importante inversión en equipos y programas.

Implementaremos las medidas que sean necesarias, tanto técnicas como procedimentales, para poner en funcionamiento el “Modelo de contabilidad analítica para Universidades”, consensuado en el seno del Grupo de Trabajo mixto CRUE-MECD y con asesoramiento de la IGAE, del que formamos parte. Este modelo comenzará a aplicarse en el 2021 y constituye una simplificación y homogeneización de criterios, basándose en el rigor y respetando los principios fundamentales para alcanzar los objetivos marcados por la legalidad vigente en la materia.


Plan de financiación

El acuerdo suscrito entre la Universidad de Oviedo y el Principado el año 2017, vigente hasta 2021, prorrogable al ejercicio 2022, ha garantizado durante los últimos años la financiación de nuestros gastos corrientes. Además, ha permitido tener pequeñas inversiones para la renovación y modernización de infraestructuras.

Sin embargo, la economía española ha entrado con la COVID-19 en un escenario plagado de incertidumbres. Asturias no será una excepción. No es aventurado pensar que la educación superior y la financiación de las Comunidades Autónomas se verán afectadas por grandes tensiones presupuestarias.

El siguiente mandato rectoral tendrá como uno de sus principales desafíos renovar este contrato-programa a partir de su periodo de vigencia. Nuestro objetivo será conseguir una financiación básica que cubra el 100% de la nominativa y los gastos corrientes de la institución, así como mantener la compensación por la bajada de precios públicos de nuestras matrículas. Dicha financiación debería acompañarse de un plan de infraestructuras adecuado a una realidad de 52 edificios y fuertes necesidades tecnológicas. También incluiremos un plan de financiación por objetivos que permita afrontar a nuestra institución retos de calado en investigación y transferencia, así como abordar proyectos singulares y estratégicos para Asturias, en las líneas de investigación de nuestros clústeres de I+D+i.


Presupuesto de centros, departamentos e institutos

Durante los últimos cuatro años, nuestra idea-fuerza en la gobernanza económica ha sido impulsar que centros y departamentos tengan la mayor capacidad presupuestaria propia para poder desarrollar sus objetivos. Frente a modelos centralistas donde los órganos de la universidad toman incluso las decisiones domésticas de menor calado, nuestro mandato se ha caracterizado por otorgar un amplio margen de decisión en los asuntos que les afectan.

Por eso hemos aplicado mejoras a sus consignaciones muy por encima del crecimiento del propio presupuesto de la universidad. En el mismo sentido, en este último año hemos empezado a dotar a los institutos de investigación de un modesto presupuesto que asegure su funcionamiento básico. En este nuevo mandato consolidaremos esta línea de actuación, comprometiéndonos a aumentar al menos un 25% el presupuesto de las unidades de gasto descentralizadas. Además, comenzaremos a retornar a los departamentos e institutos de investigación una parte de los overheads de los proyectos que consigan captar.


Contratación

La contratación pública es una de las áreas más problemáticas de la gestión económica y administrativa. Su compleja normativa, así como las exigencias de una tramitación garantista y transparente, hacen de ella un proceso largo y tedioso. Ahora bien, durante este mandato hemos reforzado los servicios de la Gerencia relacionados con esta responsabilidad, con especial énfasis en la administración electrónica de las licitaciones, la formación y la información hacia y para los centros gestores, implementado con eficacia los cambios legislativos, continuados, que se han producido.

En el próximo mandato consolidaremos y reforzaremos la estructura del servicio de contratación, así como la formación continua en la materia, dotando a la gestión contractual de una mayor eficacia y eficiencia.


Rendición de cuentas

Nuestra legislación exige aprobar y rendir anualmente las cuentas de la Administración Universitaria. Un itinerario que incluye su debate y conformidad por el Consejo de Gobierno y por el Consejo Social de nuestra institución, para su posterior remisión al Principado de Asturias, tanto a la Consejería correspondiente como a la Sindicatura de Cuentas.

Cumplir con diligencia estas exigencias debe seguir siendo un objetivo común, que no conlleve generar obstáculos que dificulten el cumplimiento de nuestros fines y proyectos, y que otorguen a la sociedad asturiana y la comunidad universitaria el conocimiento necesario y suficiente sobre el uso adecuado y transparente de los recursos que se ponen a nuestra disposición. Para ello será necesario una adecuación más acorde con nuestra idiosincrasia, actividades específicas y forma de funcionamiento, de la normativa y procesos sobre control interno.


Transparencia

Hace cuatro años la Universidad de Oviedo se encontraba calificada como opaca en los ránquines españoles de transparencia. Esto suponía un importante problema de imagen para nuestra universidad. En este periodo, hemos dado un impulso muy relevante a nuestro portal de transparencia que ha renovado totalmente en su estética, funcionalidad y contenidos. Con ello, nuestra universidad ha pasado a situarse en los primeros puestos de los ránquines que miden la transparencia (Dyntra, Fundación Compromiso y Transparencia). También que se ha creado la Comisión de Transparencia y Protección de Datos, con numerosas competencias en esta materia, entre otras, la elaboración de un informe anual sobre el cumplimiento de la normativa de transparencia.

Para el nuevo mandato, el Portal de Transparencia se mejorará con la integración de los indicadores con los sistemas de gestión (docente, económico e investigación) de forma que la información mostrada esté totalmente actualizada, siendo el ámbito de gestión económico-presupuestaria, de personal y de rendición de cuentas, factores claves para poner de manifiesto el rigor técnico, la calidad y seguridad de nuestros procesos.


Calidad de los servicios universitarios

La creación del Comité de Calidad en 2017 impulsó la definición de indicadores de desempeño y seguimiento que nos ha permitido identificar oportunidades de mejora en los servicios universitarios. Del mismo modo, revisamos periódicamente el 100% de las cartas de servicio de presentación de los servicios universitarios. Son un ejemplo de buenas prácticas en los que se involucra a las y los empleados en la obtención de resultados.

En esta línea, seguiremos potenciando la obtención de certificaciones, como la ISO 9001:2015 que actualmente posee el Servicio de Publicaciones o el Laboratorio de Radiactividad acreditado como Laboratorio de Ensayo por la UNE-EN ISO/IEC 17025:2005 que acredita el Consejo de Seguridad Nuclear.